Reseña Histórica Del Cantón De Tilarán

Comparte Este Artículo

En la época precolombina, el territorio que actualmente corresponde al de Tilarán, estuvo habitado por del llamado grupo de los huetares. En la región existió una de piedra o que atravesaba la de Tilarán, pasando por los alrededores del Arenal, que utilizaban los aborígenes para comunicarse entre los litorales Pacífico y Caribe.

A finales del siglo XIX y principios del XX se originó una migración de habitantes provenientes del Valle Central, principalmente de San Ramón, Alajuela, Poás, Atenas y otros lugares. Entre los años de 1880 y 1900 hubo dos factores importantes que atrajeron las corrientes migratorias a la zona; uno de ellos fue las minas de Abangares y el otro los bosques primitivos de cedro amargo, que requirieron de gran cantidad de de obra para explotarlos. En 1888 algunas familias penetraron hasta (hoy villa Los Ángeles) donde se establecieron. Poco a poco los trabajadores se convirtieron en colonos, fundando en 1905, el caserío de La Cabra, localizada a un kilómetro al sureste de donde en este se asienta la ciudad de Tilarán.

La primera veta de en la de El Líbano, fue descubierta en 1907, diez años después comenzó a explotarse.

La primera se estableció a principios del siglo XX, en el caserío La Cabra. En 1908, el Gobierno se hizo cargo de cubrir el salario de la maestra; al año siguiente se construyó una aula, ubicada al este de la actual Catedral. En 1936, en la administración de don León Cortés Castro, se inauguró el edificio bautizándose con el de Escuela Central de Tilarán; en 1981 se rebautizó con el de José María Calderón Mayorga.

El Liceo Maurilio Alvarado Vargas inició sus actividades docentes en 1952, en la administración de don Otilio Ulate Blanco, como una complementaria hasta tercer año de educación secundaria; en 1984 se bautizó con el actual. En 1966 por iniciativa de Monseñor don Román Arrieta Villalobos, en ese momento, Obispo de la Diócesis de Tilarán, se creó el Instituto de Educación Familiar, Colegio Vocacional Femenino, que en un principio fue financiado por el episcopado alemán; actualmente se denomina Instituto Tilarense de Educación Familiar.

Mauricio JM

Sabiendo que todo procede de Dios; cuanto más obtenemos, más aprendemos, más capaces e inteligentes seremos y al utilizar lo que sabemos y conocemos para nuestro bien y para el bién de los demás, entonces y solo entonces; es que nos volvemos. Mauricio JM
Comparte Este Artículo

Entradas relacionadas

Deja tu comentario